Flora

wpe13.jpg (9187 bytes)

wpe17.jpg (9391 bytes)

Y

wpe7.gif (35584 bytes)

Fauna

 

conejos y liebres zorro común aguila real trucha
golondrinas jabalí seta trufa

                      flecha2.gif (3795 bytes)                  correcarr.gif (41098 bytes)  escribeme

Conejos y liebres

wpe18.jpg (9391 bytes)

nombre común de ciertos mamíferos que se caracterizan por su cuerpo recubierto de un pelaje denso y suave, por sus orejas largas y por carecer de cola, o si la tienen, por ser muy corta. Aunque los nombres comunes de conejo y liebre se utilizan indistintamente, ambos representan especies diferentes. Los conejos paren crías que nacen desnudas, sin pelo y con los ojos cerrados; además son animales gregarios que viven en madrigueras formando colonias (la excepción son los conejos de cola de algodón o tapetís, de Norteamérica, que no excavan madrigueras ni tienen hábitos sociales). Las especies designadas como liebres paren crías completamente cubiertas de pelo y con los ojos abiertos, los adultos no excavan madrigueras, hacen nidos simples sobre el suelo o entre la vegetación y no son gregarios. Otra característica que diferencia a los conejos de las liebres es que éstas suelen ser más grandes y tienen las orejas más largas, manchadas de negro en la punta; además los cráneos de ambas especies son completamente diferentes. Suelen ser de color castaño, gris o blanco; algunas formas norteñas tienen una capa blanca en invierno y recuperan la capa oscura en verano. Presentan una hendidura en la mitad del labio superior. Las orejas son más largas que anchas en todas las especies. Poseen cinco dedos con garras. Las extremidades posteriores son mucho más largas que las anteriores y están adaptadas para la carrera. Aunque inermes, poseen un oído y un olfato bien desarrollados, que les protegen frente a los depredadores, a la vez que los sistemas de alarma como el tamborileo. Algunos realizan carreras cortas y enseguida buscan una madriguera para refugiarse; otros conejos y liebres son grandes corredores que se lanzan a espacios abiertos donde pueden alcanzar 70 km/h de velocidad.

Los conejos y las liebres se distribuyen por todo el mundo y comparten algunas características comunes. Ambos grupos son muy prolíficos, paren una camada numerosa, entre tres y ocho crías, y se reproducen entre cuatro y ocho veces al año; el periodo de gestación dura cerca de un mes, las crías alcanzan la madurez sexual a los seis meses de edad y su longevidad es de unos diez años. Estos animales, que pesan entre uno y cinco kilogramos, y miden entre 30 y 60 cm de longitud, se alimentan de materia vegetal, incluida la corteza de los árboles. Su hábitat preferido son zonas de suelo suelto y seco que les permita excavar sus madrigueras, y con matorral suficiente que les ofrezca refugio. Los conejos y las liebres tienen mucho valor para el ser humano, pues, además de ser consumida por su piel y su carne, tienen un aprovechamiento cinegético importante; sin embargo, también constituyen plagas para la agricultura en algunos lugares y pueden destrozar plantaciones de árboles y cultivos enteros.

El conejo común o conejo salvaje se ha difundido, desde hace ya muchos siglos, por todos los países cálidos y templados de Europa. En la actualidad se encuentra también en el continente americano, Australia y Nueva Zelanda. Se adapta a cualquier ambiente que pueda garantizarle hierba para alimentarse y un terreno en el cual poder excavar sus madrigueras. Es un animal sobre todo nocturno y social, ya que viven en grupos en los que se establece una precisa jerarquía. Esta especie es bastante prolífica y voracísima y constituye en algunas regiones un enemigo para los cultivos y los pastos destinados al ganado.

Hay varias especies de distribución restringida: el conejo volcán, es una especie que vive en una zona de colinas volcánicas de sólo 40 km de longitud cerca de México capital.

El conejo de cola de algodón, es la especie de conejo salvaje norteamericana más común. Su nombre deriva del pelaje blanco de su cola que recuerda a una bola de algodón. Son especies muy prolíficas.

El conejo doméstico deriva del conejo salvaje originario de Europa y África, y hay por lo menos 66 variedades diferentes. Algunas de ellas son: la variedad de Angora, la belga, la alemana, la del Himalaya, la de Siberia, la de Patagonia y la Flamenca. Las características externas del conejo doméstico son muy variables, como por ejemplo el color, que puede ser blanco puro o totalmente negro, o la longitud del pelaje, que varía de corto a largo. En caso de peligro, los conejos domésticos se avisan unos a otros golpeando el suelo de forma característica con sus patas traseras. La utilización que el ser humano ha hecho de estos animales es muy amplia; se crían como mascotas, para estudios genéticos, para experimentos de laboratorio y para consumir su carne o emplear su piel en la fabricación de prendas de vestir.

Los conejos han sido introducidos en Sudamérica, Java, Australia, Nueva Zelanda y varias islas oceánicas por todo el mundo. Un ejemplo claro de la rápida expansión de estos animales es el caso de Australia y Nueva Zelanda. En este último lugar, se introdujeron siete individuos cerca de la localidad de Invercargill, hacia el año 1860. Poco tiempo después, el número de individuos se multiplicó y su control se convirtió en un problema muy serio. En Australia, apareció un virus mortal que afectó a los conejos y en 1951 empezó a promocionarse el empleo artificial de este virus para controlarlos. La enfermedad que producía el virus es la mixomatosis. Este proyecto tuvo éxito sólo en aquellas zonas donde había suficiente agua para que pudiera haber mosquitos, pues éstos son los vectores que transmiten la enfermedad. Sin embargo, ésta se extendió a Europa, provocando la muerte de miles de conejos en Gran Bretaña, Bélgica, Francia y España, donde estos animales juegan un papel muy importante en la dieta de determinados depredadores.

Para algunos autores la liebre de Europa, África y Asia se incluye en una sola especie de gran plasticidad ecológica. Otros considerarían a ésta como la liebre mediterránea, de menor tamaño, distribuida en África, Asia oriental, en la península Ibérica y pequeñas zonas de Italia; y la liebre europea, de la mayor parte de Europa y Asia occidental. En España coexisten las dos.

La liebre variable se distribuye por toda Europa y también en Norteamérica y se caracteriza por sus orejas más cortas que en la especie anterior y su cola enteramente blanca.

La liebre de California se distribuye por el oeste de Estados Unidos y Canadá. Es el animal más rápido entre todos los conejos y liebres, alcanzando velocidades de unos 70 km/h; además puede cubrir una distancia de entre 4,5 y 6 metros en un solo salto. Se sabe que estas liebres pueden ser vectores en la transmisión de la tularemia, una enfermedad bacteriana que puede afectar a los seres humanos.

Clasificación científica: los conejos y las liebres pertenecen a la familia de los Lepóridos, dentro del orden de los Lagomorfos. El conejo común es la especie Oryctolagus cuniculus, el conejo de volcán es Romerolagus diazi y el conejo de cola de algodón pertenece al género Sylvilagus. El nombre científico de la liebre común es Lepus capensis (si se consideran dos especies, Lepus capensis es la especie mediterránea, y Lepus europaeus la europea). La liebre variable es Lepus timidus y la liebre de California Lepus californicus.

flecha2.gif (3795 bytes)

 

wpe19.jpg (9187 bytes)

 

 

Zorro común

 

 

 

También conocido con el nombre común de zorro rojo es la especie más común de todos los zorros. Mide entre 90 y 105 cm (sin incluir la cola), pesa unos 7 kg y se distingue por sus orejas y pies de color negro, con la punta de la cola blanca. La capa de pelo es, normalmente, de un color rojo-herrumbroso o castaño-rojizo, salpicada de pelos con el extremo más claro. El zorro rojo o común se distribuye por Eurasia y el norte de África, y desde el norte de México hasta el Ártico. Dentro de este área tan vasta se han originado diversas variantes del zorro rojo; las que se localizan en el sur del área mencionada son más pequeñas y tienen pelajes de color más claro, y las que se localizan en el norte son mayores, con pelajes más densos y oscuros. El zorro plateado, una variedad del zorro común, se valora por su pelaje negro salpicado de blanco.

Gracias a su carácter cauteloso y a lo agudo de su vista, oído y olfato, el zorro puede vivir en lugares habitados por el ser humano sin que éste advierta su presencia. Las granjas con bosquecillos adyacentes y los campos de cultivo abiertos le ofrecen buena cobertura y abundantes roedores, en especial ratones de campo. Siempre que los zorros comunes han sido erradicados de las áreas rurales, las poblaciones de roedores han aumentado mucho. Los zorros comunes fueron introducidos en Australia para controlar la plaga de conejos que habían sido llevados allí con anterioridad.

Cuando se emparejan, los zorros comunes ocupan un territorio de 3 a 8 km2. Se aparean a mediados del invierno, y tras un periodo de gestación de 49 a 56 días, la hembra se retira a una madriguera subterránea y suele parir una camada de 8 cachorros. Los zorreznos nacen con los ojos cerrados y son atendidos por padre y madre durante las primeras cinco semanas. En otoño, los progenitores obligan al joven zorro a abandonar el territorio familiar. Se cree que los zorros comunes se emparejan para toda la vida; llegan a vivir unos 12 años.

flecha2.gif (3795 bytes)

 

wpe1A.jpg (8333 bytes)

El águila real y otras especies emparentadas

La distribución del águila real abarca la mayor parte del hemisferio norte. Desde la antigüedad se ha considerado un símbolo de valor y poder, debido a su gran tamaño, su destreza en el aire y lo inaccesible de sus lugares de nidificación, situados en lugares agrestes y montañosos. En la mitología romana estaba asociada con la principal deidad, Júpiter. Fue el emblema de algunas legiones romanas, de la Francia bonapartista, de Alemania y de los imperios ruso y austro-húngaro, y además forma parte del escudo nacional de México.

Vive en gran parte de Eurasia (excepto Francia y los países vecinos al norte). En la península Ibérica es una especie habitual todo el año y, aunque está presente en toda España, es considerada una especie rara. En América nidifica en México y es común en zonas montañosas del oeste de Estados Unidos y Canadá. Las hembras llegan a medir 1 m desde el extremo del pico al de la cola y su envergadura ronda los 2 metros. Los machos son más pequeños, como sucede en la mayoría de las aves de presa. Una característica de este género es el plumaje de la parte inferior de las patas. En otras águilas esa zona carece de plumas y tiene un aspecto escamoso, como en la mayoría de las aves. El plumaje del cuerpo es de color castaño oscuro con una pincelada dorada en la parte posterior de la cabeza y el cuello, que da a la especie su nombre. La cola de los adultos es parda con bandas más pálidas. En las aves jóvenes es blanca con una banda terminal parda.

La mayoría de sus nidos, grandes y hechos a base de palos y ramas, son construidos en acantilados y escarpas, aunque en ciertas zonas prefieren árboles altos. Utilizan el mismo nido de un año a otro, limitándose a añadir más ramas, con lo que el nido puede alcanzar un diámetro de 1,8 m y una altura de 1,5 metros. Lo habitual es que pongan dos huevos, aunque en ocasiones es sólo uno, con abundantes marcas y puntos de diferentes tonos castaños. La dieta de estas aves se compone sobre todo de mamíferos, y sus presas pueden ser desde ratones hasta ciervos. Durante el periodo de cría es frecuente que capturen otros pájaros para suministrar a los pollos comida tierna. Cuando hay escasez de alimento vivo el águila real se alimenta también de carroña.

Hay ocho especies más de águila real, todas ellas propias de Eurasia. Las más pequeñas son el águila pomerana, con una envergadura en torno a los 1,5 m, que emigra desde Europa central hasta Suráfrica, y el águila calzada de los países mediterráneos. La primera es una especie accidental en España, mientras que la segunda se reproduce durante el verano en la península Ibérica. Entre las de mayor tamaño se encuentra el águila audaz australiana, casi totalmente negra y con una envergadura que llega a los 2,5 metros.

En España también está el águila imperial ibérica, hasta hace poco considerada una subespecie del águila imperial, aunque ahora se le da una clasificación independiente. Mide entre 72 y 83 cm de longitud y la envergadura de sus alas alcanza de 1,9 a 2,1 m; la hembra es algo mayor que el macho. Los adultos presentan un plumaje oscuro con tonos amarillos o blanco cremoso en la cabeza y el cuello. Su característica más destacada es el color blanco de los hombros y una cola gris con franja terminal negra. Su dieta estaba constituida principalmente por conejos hasta la llegada de la mixomatosis (enfermedad vírica infecciosa). Ahora han sido sustituidos por anátidas, reptiles, zorros, tejones, milanos y otras aves de tamaño medio. Mantiene un territorio muy definido a lo largo de todo el año. El celo tiene lugar entre febrero y abril y el periodo de incubación, siempre en árboles, oscila entre 37 y 43 días, con una puesta de dos o tres huevos. En cuanto ponen el primer huevo comienza la incubación, por lo que no todos los pollos nacen al mismo tiempo. Este comportamiento parece obedecer a una adaptación basada en el alimento disponible. Si la comida es abundante bastará para todas las crías pero, en caso contrario, los polluelos más jóvenes morirán, al no poder competir con sus hermanos. En la península Ibérica está considerada en peligro de extinción y, aunque en los últimos tiempos hay una tendencia a su recuperación, su estado sigue siendo crítico. Entre las especies de águila presentes en la península Ibérica está también el águila culebrera, que es una especie estival y, como su nombre indica, se alimenta sobre todo de serpientes y culebras. El águila perdicera es residente a lo largo de todo el año, aunque en los últimos tiempos está sufriendo un proceso de regresión tanto en España como en Francia. Otra especie, ésta accidental, es el águila rapaz. El águila moteada también es una especie de distribución occidental o divagante en la península.

flecha2.gif (3795 bytes)

 

Truchawpe1C.jpg (9924 bytes)

nombre común de muchas especies de peces que pertenecen a la familia de los salmones. Las llamadas truchas de mar son anadromas, es decir, desde el mar remontan los ríos para reproducirse. Sin embargo, la mayoría de las especies viven exclusivamente en agua dulce y se encuentran en la mayor parte de los lagos y las corrientes de agua del hemisferio norte. Se alimentan de casi cualquier clase de materia animal fresca, como peces pequeños, crustáceos y larvas de insectos. Al igual que los salmones, las truchas desovan durante la primavera y en ocasiones en el otoño, según la latitud y las especies. La trucha europea de río es una forma sedentaria que pasa toda su vida en las aguas corrientes. En España vive también la trucha marisca o reo que es una subespecie que emigra al mar a los dos años, pero no se aleja de las costas. La trucha arcoiris procede del oeste de Estados Unidos y se caracteriza por presentar una banda rosada en los dos flancos. Esta especie está muy introducida en todo el mundo y en Europa se cría en las piscifactorías; es quizá el pez de agua dulce más común y más vendido en sus mercados. Es muy valorada en la pesca deportiva ya que lucha con fuerza por liberarse, saltando fuera del agua. La trucha de fontana es una especie originaria de América del Norte que fue introducida en Europa como pez de cultivo junto con la trucha arco iris a finales del siglo XIX. Hoy vive en forma salvaje en los ríos de varios países europeos; está confinada especialmente a arroyos de aguas frías y ríos de alta montaña con corrientes rápidas. Tiene una boca grande y su color predominante es gris oscuro o verde, pero tiene una capa de color violeta, un jaspeado oscuro y unas manchas características laterales de color rojo. Además, los machos tienen una banda rojiza que recorre un lado de su cuerpo.

Los salvelinos, por lo general más activos, tienen unas escamas más pequeñas que las truchas auténticas y viven en las aguas más frías y apartadas de Norteamérica, Europa y Eurasia. La trucha Dolly Varden se extiende desde el mar del Japón hasta el noroeste de Estados Unidos a través de las costas de Alaska y Canadá. Esta especie tiene colores intensos y manchas muy llamativas en el cuerpo. Es típicamente anadroma, pero se conocen algunas poblaciones no migratorias. El salvelino no es un pez valorado en la pesca deportiva ya que, cuando es atrapado, no lucha con energía. El de mayor tamaño es la trucha lacustre americana; por lo general los ejemplares que se capturan pesan 14 kg y algunos llegan a alcanzar hasta 57 kg. Su color es gris o negro con unas manchas claras que, a veces, se vuelven rojas. Tiene una boca grande dotada con unos dientes fuertes y es un devorador voraz que, con frecuencia, desciende a aguas profundas.

 

Clasificación científica: las truchas pertenecen a la familia de los Salmónidos dentro del orden de los Salmoniformes. Las truchas verdaderas constituyen el género Salmo y los salvelinos el género Salvelinus. La trucha europea se clasifica como Salmo trutta; la trucha de río es la subespecie Salmo trutta fario y el reo es Salmo trutta trutta. La trucha arco iris se clasificaba antes como Salmo gairdneri, pero tras recientes revisiones sistemáticas se ha propuesto para esta especie el nuevo nombre científico de Oncorhynchus mykiss.

 

 

flecha2.gif (3795 bytes)

wpe3.gif (31329 bytes)        Golondrinas

nombre común que reciben varias especies de una familia de aves paseriformes que se distinguen por sus alas alargadas y puntiagudas, cabeza redondeada y patas pequeñas. Al igual que el vencejo (con el que no están relacionadas), se alimentan de insectos en vuelo y, aunque las golondrinas tienen el pico corto, su boca es grande. La familia es de distribución cosmopolita y cuenta con 80 u 85 especies (no se ha determinado la inclusión en este grupo de algunas especies relacionadas). Son gregarias y algunas especies incluso anidan en colonias. La dieta es prácticamente insectívora y consta de moscas, mosquitos e insectos perjudiciales para la agricultura.

La golondrina común es probablemente la golondrina más abundante del mundo y está distribuida tanto en el continente europeo como en el americano. Muy parecida a ésta es la golondrina dáurica, que construye su nido en forma de copa con la entrada tubular. Estas dos especies están presentes en la península Ibérica durante el verano (para reproducirse). Otra especie que acude en verano al continente europeo es un avión, el llamado avión zapador, que se distribuye también en Asia, África y América del Norte, donde anida en colonias y en el interior de túneles perforados por las propias aves en pendientes de tierra.

La golondrina americana de mayor tamaño es la golondrina purpúrea, que acepta con facilidad los nidos artificiales. Otras dos especies también pueden anidar en cajas a tal efecto, son la golondrina violeta-verde, repartida desde el sur de Canadá hasta Panamá, y la golondrina de manglar. Esta última está muy extendida, es de color azul o verde metalizado por el dorso y blanco por el vientre. Es capaz de pasar el invierno más al Norte que otras especies, porque cuando desaparecen los insectos se alimenta de bayas y otros frutillos. La golondrina barranquera se parece al avión zapador, y como él anida en huecos de los terraplenes, de forma colonial, aunque es menos gregaria. Dos especies que construyen sus nidos con barro son el avión roquero americano, cuyos nidos alineados en los aleros de caserones tienen forma de botella, y la golondrina de cuevas, cuyos nidos están abiertos por arriba. Esta última es una especie tropical de Centroamérica, las Antillas y el sureste de México que llega hasta el sur de Estados Unidos.

 

Clasificación científica: las golondrinas pertenecen a la familia Hirundínidos, del orden Paseriformes. La golondrina común es la especie Hirundo rustica; la golondrina dáurica, Hirundo daurica; el avión zapador, o golondrina parda chica, en Sudamérica, Riparia riparia; la golondrina purpúrea, Progne subis. La golondrina verde violeta es la especie Tachycineta thalassina; la golondrina de manglar, Tachycineta albilinea, y la golondrina norteña de alas rojas, especie parecida al avión zapador, Stelgidopteryx serripennis.

flecha2.gif (3795 bytes)

Jabalí

wpe4.gif (36461 bytes)

 

 

Jabalí, nombre que recibe una determinada especie de suido (familia de los cerdos). El macho adulto de cualquier especie de este grupo recibe el nombre de verraco; las hembras adultas se llaman jabalinas o cerdas. El nombre de jabalí también se aplica a la especie salvaje que se originó en Europa y que en épocas anteriores se extendía por todo este continente, por el norte de África y por el oeste de Asia. Además de Asia central y meridional, el jabalí vive en casi toda Europa, excepto en Gran Bretaña, Irlanda, Islandia y Escandinavia (aunque hay algunos ejemplares introducidos en Suecia y Noruega). El jabalí ha sido introducido en los Estados Unidos. El jabalí europeo es un animal robusto que mide 1,2 m y 90 cm a la altura de la cruz. El pelaje es denso, de color negro-grisáceo y formado por un pelo corto y lanoso, entremezclado con cerdas duras que suelen formar una cresta a lo largo de la espina dorsal. Las crías, llamadas jabatos o rayones, son de color rojizo claro y presentan un dibujo característico de rayas longitudinales de pelo de color castaño claro. Los machos adultos tienen caninos largos: los de la mandíbula superior están curvados hacia arriba, y los caninos de la mandíbula inferior crecen hasta formar unos colmillos grandes que se vuelven hacia arriba y que pueden medir 30 cm. El jabalí los utiliza para defenderse o para hozar en busca de alimento. Habita sobre todo en bosques y zonas de matorral, aunque también se adentra en áreas abiertas o pantanosas para conseguir alimento. Su dieta es omnívora, pues come materia vegetal, animales pequeños e incluso carroña. Hoza para conseguir bulbos y tubérculos; las bellotas y los hayucos son parte importante de su dieta durante el otoño y el invierno. Sus hábitos son crepusculares y nocturnos, y descansa durante el día entre el matorral espeso. Los jabalíes viven en grupos pequeños: las hembras viven separadas de los machos, excepto en el periodo de apareamiento; éstas suelen estar acompañadas por sus crías y, algunas veces, por las crías de la camada del año anterior. La jabalina pare una camada que llega hasta diez crías, y el parto tiene lugar en la primavera o a principios del verano; los jabatos son capaces de seguir a su madre a los pocos días de su nacimiento. Es posible que la variación en el tamaño y en la forma corporal de los jabalíes se deba al cruzamiento entre jabalíes salvajes y cerdos domésticos que se han escapado de las granjas. El jabalí es el antepasado de las diferentes variedades del cerdo doméstico actual.

La caza del jabalí fue antiguamente un deporte muy popular en toda Europa, pero ahora sólo se lleva a cabo en Europa central y oriental, así como en la península Ibérica. En la India una raza de jabalí mayor que la europea se caza con lanzas arrojadas por jinetes montados a caballo.

 

Clasificación científica: los jabalíes pertenecen a la familia de los Suidos, dentro del orden de los Artiodáctilos. Se les clasifica científicamente como Sus scrofa.

flecha2.gif (3795 bytes)

 

Seta

wpe5.gif (30902 bytes)

Las trufas son subterráneas y se distribuyen por Europa. Probablemente sean los hongos comestibles más apreciados, en especial la trufa negra. La carne de todas las trufas es blanca al principio, y en los hongos maduros se torna más oscura y menos consistente. Debido a su olor tan característico, se buscan utilizando animales entrenados para ese fin, normalmente cerdos y perros. El foie gras (paté) se prepara con hígado de ganso y trufas.

flecha2.gif (3795 bytes)

Trufa

wpe6.gif (37176 bytes)

Trufa, hongo superior del grupo de los ascomicetes, en particular de los discomicetes. La trufa es una seta comestible particularmente apreciada y considerada producto de lujo. Debe su reputación al aroma y el sabor, a la vez intensos y sutiles. Es subterránea y forma cuerpos fructíferos de color pardo que constituyen la parte comestible. Maduran en invierno y se encuentran sobre todo al pie de los robles, con los que establecen una relación simbiótica. Se llaman trufígenos a los terrenos en los que crecen setas; pueden crearse artificialmente implantando trufas, esporas o micelios en un robledal. Los recolectores de trufas suelen servirse de perros o cerdos para localizar las setas bajo el suelo. Cuando el perro empieza a arañar la tierra, el buscador interviene para recogerla sin estropearla. La trufa violácea, Tuber malanosporum, es una de las más apreciadas.

flecha2.gif (3795 bytes)