Historia de un EURO lee las peripecias de esta moneda y añade la tuya.

        Una moneda de Euro puede viajar mucho. Puede caer en manos del rey y el rey lo gasta para comprarse el periódico. La dueña del quiosco de periódicos se lo da a su nieto y éste lo pierde. El niño lo busca y requetebusca por todas partes porque es su primer Euro. Al final lo encuentra junto a la pata de la mesa y decide comprarse en el súper gominolas de a 10 céntimos de Euro.

     Un señor entra ese mismo día al mismo supermercado y empieza a echar productos a su cesta después de consultar una lista escrita a lápiz. En la caja paga con un billete de 10 Euros, pero el importe total de la compra es de 8,35. Ahora tiene en sus manos la moneda que se gastó el chaval en gominolas.

( Rocío/Calzada, marzo 2000 )
    El euro y pico que le han devuelto a este señor lo gasta comprando en la ferretería tornillos y una linterna. De camino a casa, el dueño de la ferretería se compra una revista con lo cual el Euro vuelve a manos del quiosquero.
( Nuria / Calzada de Don Diego-Salamanca, diciembre 2000 )
    El señor del quiosco se va a un bar a las 8, después de cerrar, y se toma una cervecita. Ahora, el dueño del euro es un camarero.(Carlos. Calzada, enero 2001)

    Al camarero se le están acabando las bebidas y como se acercan las fiestas de Salamanca llama a la fábrica para encargar barriles de cerveza y más cosas. Cuando llega el pedido tiene que pagar y con el dinero iba el euro que ahora está en manos de otra persona. (Javier, Alex y Miguel, 3º de Primaria. Robliza, 17 de enero de 2001)

    Ese hombre era el que descargaba las cervezas. Le dieron el euro como propina. Más tarde, su hija sacó un diez en Mates y su padre se lo dió como recompensa. La niña, antes, había participado en una apuesta, la cual había perdido y, por lo tanto, el euro pasó a formar parte de la hucha de un compañero de su clase. El compañero tenía un hermano de dos años y un día rompió la hucha y se tragó la moneda. Le llevaron al médico y se la sacaron. El médico se la quedó de recuerdo, pero de viaje hacia Madrid se quedó sin gasolina y al ir a pagar tuvo que dar el famoso euro. Al gasolinero le invitaron a una boda y al pagar el regalo se desprendió de la moneda.
                          Mercedes Soriano y María Irastorza. Fuentelarreyna 1º E.S.O. "C"

    El de la tienda se fijó en una cosa que le llamó mucho la atención. Eran unos libros de magia que resultaron ser la continuación de otros que su padre tenía guardados en la buhardilla. Decidió comprarlos para pasar el rato.
    El dueño era un famoso escritor y licenciado en artes mágicas. Ese famoso escritor era nuestro vecino y un día, por limpiarle el coche, nos dió el euro de propina que gastamos en golosinas.
                         Amanda y Talia. Colegio Fuentelarreyna 1º E.S.O "C"

    Ahora estoy en el monedero de piel marrón de una mujer que se llama Rosa, tiene dos hijas, Rebeca y Bárbara, y vive en las Matas de Madrid.  Dentro de nada me veo en manos de otra persona  ¿ quién será mi nuevo dueño o dueña ?

    Un día, la madre de Rebeca y Bárbara les dijo a sus hijas: corred a comprar el pan. En el monedero tenía 9 euros. Las dos niñas fueron a comprar el pan y el euro se lo quedó el panadero y a ellas les devolvió 55 céntimos, los cinco de regalo.
    Llegó la noche y el panadero se fue a tomar una cañita al bar y el señor del bar es ahora su dueño.
                           Sandra Sánchez, 2º de primaria (Sieteiglesias de Tormes, SALAMANCA)

     Eso sería hace unos días, porque hoy, uno de noviembre, he estado visitando la bonita ciudad de Salamanca y el euro me lo llevo en mi bolsillo a Sevilla. Aún no sé muy bien en qué lo gastaré o a quién se lo daré. Abrazos.

    Iba yo por la calle y tropecé con mi tío. Éste sacó una moneda del bolsillo y me la dió advirtiéndome que no me hiciera líos con el cambio. Me fui al bar "Fitipaldi", pero antes de entrar me lo pensé mejor y decidí no gastármela tan pronto. Unos metros antes de llegar a la puerta de mi casa, se me cae el euro y lo pierdo ¡Si alguien se encuentra en una calle de Sevilla el euro que me regaló mi tío, que lo mande aJorge  Hernández García, vive en el pueblo de Barbadillo, provincia de Salamanca!

    Me parece que no vas a tener suerte. Se lo encontró un finlandés llamado Ralf y se lo llevó a su país. Lo primero que hizo esta persona es comprarse un periódico para enterarse de lo que había pasado en Finlandia mientras él estaba de vacaciones en España. Al señor del kiosko le robaron ese mismo día y el ladrón escondió su botín en un contenedor. Un vagabundo que andaba rebuscando para encontrar comida lo encontró allí al poco rato y se lo gastó en tabaco. Esa misma tarde, el dueño del bar lo ingresó en el banco con todo el dinero que había hecho de caja.    Samuel Hernández, 11 años (Barbadillo)

    Ya en el banco, un turista francés lo sacó y aún estaba en su bolsillo el día en que pagó con él una entrada a "Disney Land". Este euro sirvió para devolver el cambio de la persona que sacó un billete para la montaña rusa donde pasó un rato buenísimo sin darse cuenta de que se le habían caído las  monedas del cambio en el vagón donde iba sentada. Clara Velas, 11 años (Barbadillo)

    Fue un niño quien se montó en el vagón, lo cogió para él y se compró un recuerdo de ese lugar. El dueño del euro de esta historia es un portugués que al pagar con un billete de 10 le devolvieron esa moneda y algunas más.
                                                                        Marta Pérez Mangas, 10 años (Barbadillo)
 

  Esta historia me mola, voy a CONTINUARLA